Las ‘Vidas paralelas’ de Olivier Schrauwen

Danielle Cruz Por Danielle Cruz
5 Min lectura
El autor belga explora distintos futuros en seis historias de ciencia ficción

Comunicaciones transtemporales, abducciones, realidades virtuales, género y sexualidad en completa fluidez son algunos de los elementos de las seis historias que componen Vidas paralelas de Olivier Schrauwen (Brujas, 1977), publicado en 2018 por Fantagraphics y en 2019 en castellano por Fulgencio Pimentel.

Poner en uso todos los recursos de que ofrecen los cómics y explorar sus límites es sin duda una de las características que hace de Olivier Schrauwen uno de los autores más especiales de la actualidad.

 

Olivier Schrauwen, Parallel Lives, 2018

 

Ya al principio él manifiesta su intención. En la primera historia, en la que narra su propia abducción y cómo eran los extraterrestres con los que ha tenido contacto, Schrauwen explica que elige contar esta historia en formato cómic pues considera que es en la intersección, en esta área gris entre palabra e imagen, donde mejor puede comunicar lo que ha experimentado. Así, a sus descripciones él añade algunas «aproximaciones visuales» a una serie de emociones como la repulsión y el miedo, y a conceptos como el de parentesco.

Si bien los tópicos de ciencia ficción se encuentran en todas sus historias, Vidas paralelas se centra en realidad en como los personajes se comunican, se comprenden a sí mismos y manejan sus relaciones sociales.

En otra de ellas, una aplicación cerebral transforma la realidad en un cómic y fuerza a una pareja a reconsiderar toda su relación; en la siguiente, vemos una sociedad donde todos los seres humanos cuentan con un crédito para vivir hasta 90 años, pero lo que le atormenta a su protagonista es la dificultad en lidiar con un trol que adquiere la voz de narrador y del que no se puede librar si no compra un carísimo antivirus mental.

 

Olivier Schrauwen, Vidas paralelas, 2019

 

Con Vidas paralelas el autor se refiere a «muchas historias van de personas que tratan de conectar entre sí, pero permanecen separadas», dice.

Y en ocasiones eso es así por pura indiferencia. En otra de sus historias, un científico aficionado, Armand Schrauwen, trata de hacer contacto con los habitantes del futuro a través de un cacharro que se asemeja a una televisión. Visto desde la perspectiva de un futuro que «ya no tiene tiempo para el pasado», los habitantes de allí tratan de descifrar qué tipo de aparato puede ser y para qué puede servir, mientras viven sus vidas en un hedonismo que les impide darle mayor importancia.

Los personajes están emparentados con el autor y esto de cierta manera hila sus historias. Olivier despliega su genealogía –ya conocida en su anterior Arsène Schrauwen (2014), la aventura de su abuelo en el Congo Belga– para jugar con la autoficción también en el campo de la temporalidad.

Al hacerlo, él permite que el ambiente fértil de ciencia ficción logre cierta lucidez filosófica. De esa manera, puede hablar libremente de temas como la noción del yo y estirarla por el espacio y tiempo, deconstruir lo que consideramos género y mostrar la arbitrariedad de lo que entendemos por una relación sexual, al considerarla en sociedades que viven bajo otras variables. En concreto, en un viaje interplanetario donde no faltan referencias a Bukowski y a Tarzan.

Divertido e inteligente, Vidas paralelas va del gris a la atmósfera más colorista, con historias que exploran la identidad y la autorreferencialidad en distintos niveles, en escenarios tan surrealistas como espeluznantes y con futuros donde los cambios de paradigmas son, cuanto menos, inevitables. Sin duda, una lectura sorprendente.

 

Olivier Schrauwen, Vidas paralelas, 2019

 

Olivier Schrauwen, Vidas paralelas, 2019

 

Olivier Schrauwen, Parallel Lives, 2018

 

Olivier Schrauwen, Vidas Paralelas, Fulgencio Pimentel, 2019. 128 páginas. 26,50€

ETIQUETAS:
Compartir este artículo
Seguir:
Es editora de elemmental. Doctoranda en Comunicación. Estudió Edición y Filosofía. Amante del arte y los nuevos medios. Estuvo antes en el Cultura/s del diario La Vanguardia.