Silvia Lermo: «Las relaciones personales que tenemos entre nosotros nos hacen ser quienes somos»

María von Touceda Por María von Touceda
13 Min lectura
La pintora andaluza nos habla de su trabajo y de su imaginario

Todo lo que mueve a Silvia Lermo (San Fernando, Cádiz, 1986) a pintar es digno de ser retratado. La artista andaluza plasma en sus obras, de corte figurativo, una serie de hechos y relaciones interpersonales desde un enfoque íntimo y personal en el que subyace una potente carga simbólica.

Dotado de un extraordinario lirismo, el trabajo de Silvia evoca al espectador una serie de sentimientos universales que todos hemos conocido alguna vez.

Lermo indaga en las relaciones y en su memoria para imbuirnos en un imaginario personal donde los paisajes envuelven las emociones y se presentan como un regalo al espectador que disfruta de su yo más íntimo sin que esto resulte perturbador, sino todo lo contrario.

Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, ha completado su formación académica con diferentes cursos de gestión cultural y complementándolos con estudios de fotografía. A lo largo de estos últimos años ha tenido diversas exposiciones a título individual la última de ellas en Diputación de Cádiz (Sala Rivadavia).

También ha presentado su trabajo en varias exposiciones colectivas y certámenes por diversos puntos de la geografía española, exponiendo así su trabajo en el CAC de Málaga, el Museo Carmen Thyssen (Málaga), Museo de Jaén o participar en conocidas ferias como Gabinete Art Fair (Madrid) o Hybrid (Madrid).

 

 

 

Silvia Lermo, Seguimos intactos, 2020. Cortesía de la artista

 

 

 

P. En tus pinturas sueles representar figuras humanas, ¿utilizas modelos del natural, fotografías, o son personajes inventados?

R. Mi obra se nutre de un exhaustivo proceso fotográfico que me ayuda a formar unos collages únicos plasmados a través de la pintura. Los personajes que suelo representar en mis obras son personas muy arraigadas a mi entorno. Parto de imágenes propias que me ayudan a narrar la realidad que quiero contar en un determinado momento. Empleo tanto fotografías propias con simbología autobiográfica, como fotografías que encuentro y posteriormente modifico para crear el escenario de mi obra.

 

 

 

Silvia Lermo, Amor y muerte, 2019. Cortesía de la artista

 

 

 

P. ¿Qué te llama la atención de las relaciones para que presentes ciertas escenas donde los sentimientos se convierten en los verdaderos protagonistas de las obras?

R. Las relaciones personales que tenemos entre nosotros son las que nos forman como personas y nos hacen ser quienes somos.

 

 

 

Silvia Lermo, Derrotas, 2020. Cortesía de la artista

 

 

 

P. ¿Qué importancia tiene el mar y los diferentes paisajes en los que se desarrollas tus escenas?

R. El mar y los paisajes son la base fundamental para comprender mi proyecto. La importancia reside en ser la idea principal de mi proyecto, mi tierra, mis orígenes, mis recuerdos, mis experiencias.

 

 

 

Silvia Lermo, Desidia emocional, 2019. Cortesía de la artista

 

 

 

P. ¿Existe alguna búsqueda emocional o simbólica en la elección de tu paleta de colores?

R. No es una elección premeditada, no es ninguna cuestión emocional ni quiero contar nada con la paleta de colores, no pretendo representar ningún tipo de simbología con ellos, simplemente son los colores que rodean el entorno que represento y al final se han convertido en tonos característicos que diferencia mi trabajo.

 

 

 

Silvia Lermo, La distorsión, 2019. Cortesía de la artista

 

 

 

P. ¿Qué te ha llevado a decidirte por la acuarela como tu técnica principal?

R. Quizás es la técnica con la que me siento más cómoda. Sin embargo, actualmente estoy representando obras en acrílico y en diferentes soportes no solo como solía hacer en papel.

 

 

 

Silvia Lermo, No echéis al fuego sal, 2019. Cortesía de la artista

 

 

 

P. ¿Qué dirías que es lo más difícil de representar?

R. Lo más difícil de representar es el sentimiento que quiero transmitir a través de los personajes. Creo que en la pintura figurativa hay formas o elementos que pueden ser más complejos que otros, pero lo importante es representarlo con un lenguaje propio.

 

 

 

Silvia Lermo, Aquellos vientos. Cortesía de la artista

 

 

 

P. ¿Qué es para ti la belleza y dónde crees que reside?

R. Creo que la belleza reside dentro de cada uno de nosotros con nuestras virtudes y defectos. La belleza es una parte indispensable hoy día para que todo no sea tan gris.

 

 

 

Silvia Lermo, Aunque haga frío. Cortesía de la artista

 

 

 

P. ¿En qué medida crees que han ayudado las redes sociales a dar a conocer tu trabajo?

R. Es una de las cosas más importantes que ha ayudado a crecer mi trabajo además de mi inquietud, mi ilusión y mis horas de dedicación. Las redes sociales hacen un papel fundamental para que el trabajo de muchos artistas visuales llegue a muchos lugares del mundo sin la necesidad de que sea de una forma presencial, o de conocerlos a través de una galería.

 

 

 

Silvia Lermo, El paso del tiempo, 2019. Cortesía de la artista

 

 

 

P. ¿Qué significa para ti tener éxito?

R. Para mi tener éxito, es levantarme cada mañana y poder trabajar en lo que me gusta, y que valoren mi trabajo no solo la gente que me rodea sino artistas a los que admiro.

 

 

 

Silvia Lermo, No hay dolor, 2019. Cortesía de la artista

 

 

 

P. ¿Sigues alguna rutina para trabajar?

R. Soy bastante disciplinada con el horario. Normalmente, salvo excepciones, me suelo poner de lunes a sábado. Me suelo poner a pintar sobre las 9 hasta las 15, luego lo retomo sobre las 16 hasta las 19,30. Siendo sincera, este horario varía en función de si tengo exposición a corto plazo. Mi estudio se encuentra en la habitación enfrente de donde duermo, prefiero tener el estudio en casa porque así puedo volver a ver la obra en cualquier momento del día y esto me lo permite. Suelo intentar aprovechar la luz natural pero también trabajo con luz artificial cuando esta no es posible. Mi compañía es mi perro Zero, que suele llevarse todo el rato debajo de una de las mesas que tengo. La música me acompaña en todo momento, no concibo pintar o vivir sin la música, escucho diferentes estilos, desde flamenco, jazz, indie, etc. Cada día al acabar mi horario intento recoger todo, para que al día siguiente no se convierta en un caos, intentando mantener la limpieza y el orden en el estudio.

 

 

 

Silvia Lermo, O lume vivo, 2019. Cortesía de la artista

 

 

 

P. ¿A quiénes señalarías como tus principales referentes?

R. Tengo muchísimos referentes dentro de la Historia del Arte como son la mayoría de artistas prerrafaelistas. Sigo de cerca el trabajo de artistas actuales e internacionales como Micheal Borremans, pero también siento mucha conexión con el trabajo de muchos artistas españoles como Guillermo Perez-Villata, José Luis Serzo, Miguel Scheroff, Simón Arrebola, Ángel Mateo Charris, Estefanía Martín Sáez, Virginia Bersabe, Maria José Gallardo, Cristina Ramírez. Me gusta rodearme y aprender de mis compañeros en su mayoría también amigos.

 

 

 

Silvia Lermo, Sin título. Cortesía de la artista

 

 

 

P. ¿Recuerdas qué exposición, de todas las que has visitado, te ha impactado más?

R. Una de las últimas exposiciones que me impactó más fue la de Santiago Ydáñez en el CAC de Málaga. No había visto antes tantos trabajos suyos de gran formato y me sorprendió muchísimo.

 

 

 

Silvia Lermo, Berlín. Cortesía de la artista

 

 

 

P. Si solo pudieses comprar una obra de un artista coetáneo, ¿de quién sería?

R. Sin duda compraría una obra del gran José Luis Serzo.

 

 

 

Silvia Lermo, Inmerso. Cortesía de la artista

 

 

 

P. ¿Cuál crees que es la mejor estrategia para combatir el machismo en el mundo del arte?

R. La primera herramienta es no participar en exposiciones o eventos que no estén siendo justo para nosotras por mucho que en ese momento nos beneficie. Es cuestión de educación y de empatía. Es muy injusto el porcentaje de artistas femeninas en museos, exposiciones anuales, galerías, ferias, etc. En general el machismo en la sociedad sigue existiendo y mucho; y es algo por el que todas y todos deberíamos de luchar como si se nos fuera la vida en ello.

 

 

 

Silvia Lermo, Inverosimil, 2018. Cortesía de la artista

 

 

 

P. ¿Cómo valoras tu relación con el mercado artístico?

R. Soy una afortunada por poder dedicarme y sobrevivir con lo que me gusta, pero como muy bien digo “sobrevivir” porque esto es una constante montaña rusa. En este país no se valora ni se cuida a los artistas, empezando por las instituciones. En otros países europeos, los artistas tienen muchas más facilidades para ejercer esta profesión. A veces exponer tu trabajo te cuesta el dinero por la producción de materiales, tiempo y las escasas ventas. Es algo a lo que todos deberíamos de negarnos. En definitiva, soy muy feliz haciendo lo que hago y no lo sería de otra forma, pero dedicarse actualmente a las artes visuales o a la cultura en general en este país es un sufrimiento.

 

 

 

Silvia Lermo, Identidad. Cortesía de la artista

 

 

 

P. ¿En qué estás trabajando ahora?

R. Actualmente sigo el proyecto en el que estoy trabajando hace tres años que es intentar conocerme más a mí misma a través de mi subconsciente y mis orígenes. Estoy realizando una serie de exposiciones tanto colectivas como alguna individual cuya fecha esta aplazada debido a esta maldita época que estamos viviendo con el dichoso Covid-19. Solo tengo cerrada la fecha de septiembre para la galería 100 Kubik, Colonia (Alemania).

 

 

 

Silvia Lermo, Aquellos vientos. Cortesía de la artista

 

 

 

P. El mundo sin arte sería…

R. Una mierda. Yo no concibo el mundo sin arte.

 

Puedes ver otras obras de Silvia Lermo en su página web y su perfil de Instagram.

Compartir este artículo
Seguir:
Crítica de arte contemporáneo y escritora. Es autora de las novelas 'Crítica del vicio' (2016) y 'Coito Ergo Sum' (2019), ambas publicadas por La Marca Negra Ediciones.