Un ‘western’ crepuscular

Begoña R. Orbezua Por Begoña R. Orbezua
6 Min lectura
La última novela de Jon Bilbao es un texto híbrido, entre el relato y la novela, con pinceladas autobiográficas

Basilisco llegó a las librerías el pasado 15 de junio. El último título de Jon Bilbao ve la luz de la mano de Impedimenta, la misma editorial con la que había publicado ya sus dos últimas obras, la colección de cuentos Estrómboli (2016) y el tríptico de novela breve El silencio y los crujidos (2018), todas ellas con las llamativas portadas y la cuidadísima edición a las que acostumbra Impedimenta.

Los libros anteriores de Bilbao, sus dos primeras novelas y sus dos primeros libros de relatos, fueron publicados por el sello Salto de Página. La carrera literaria de Jon Bilbao está desde luego consolidada. El ingeniero y filólogo de formación, escritor y traductor, nacido en Ribadesella en 1972, no necesita presentación en el panorama literario del país. Ha alcanzado por méritos propios y notorios la fama de gran cuentista. Es, sin duda, uno de los mejores cuentistas en español en la actualidad, avalado por premios tan relevantes como el Ojo Crítico de Narrativa, Premio Tigre Juan y el Premio Euskadi de Literatura.

En esta ocasión, Bilbao nos presenta un texto híbrido, entre el libro de relatos y la novela, con, al menos aparentemente, pinceladas autobiográficas. Nos encontramos ante unas páginas que fluctúan entre los diversos estilos y voces, una narración que no decepcionará a los que gustan de la literatura del autor, especialmente bienvenida para los que preferimos el Jon Bilbao cuentista al Jon Bilbao novelista.

 

 

Bilbao nos presenta un texto híbrido, entre el libro de relatos y la novela, con, al menos aparentemente, pinceladas autobiográficas.

 

 

Basilisco es la historia de un ingeniero, insatisfecho con su trabajo, que decide marchar a California. Allí conocerá a dos personas que le cambiarán la vida. Katharina, una mujer alemana que se convertirá en su esposa. Y John Dunbar, un hombre muerto hace un siglo, antepasado de la dueña de un rancho donde el protagonista se alojará. Se trata de un trampero, buscador de plata, veterano de la Guerra de Secesión y pistolero ocasional, encarnación de lo más genuino del Lejano Oeste. Se gana a pulso el sobrenombre de «Basilisco» debido a su carácter.

La novela se divide en ocho capítulos autoconclusivos. Funcionan en sí mismos como relatos con final abierto, tan característico éste en la narrativa de Jon Bilbao, y que conforman una estructura mayor. Tras la lectura, se presenta como una novela que alterna voces narradoras, estilos, espacios y tiempos distantes, personajes y tramas. Todo confluye en un momento dado de la narración. En una suerte de metáfora genial y alucinante, que encierra la angustia, la desazón, las dudas artísticas y existenciales, los límites. Las fronteras que se rebasan y las que no.

Es el universo de Jon Bilbao marca de la casa, particular y reconocible por cualquiera que conozca mínimamente su narrativa. Y también lo es su perturbadora prosa. Un estilo ágil, desnudo de ornamentos, directo y rotundo, muy en la línea de la prosa norteamericana que tan bien conoce el escritor y que de alguna forma se cuela entre sus líneas. Aunque quizás resulte un tanto hiperbólica la cita del también escritor vasco Iván Repila en la contraportada de Basilisco: «Bilbao no sólo alcanza sino que supera a los maestros norteamericanos del género por su sutileza, profundidad y talento».

 

 

Basilisco es, pues, muchas cosas al mismo tiempo: es una novela y un libro de relatos, es una nueva obra que se enlaza con otras de Bilbao, es una historia actual sobre un ingeniero y escritor de mediana edad, y un western.

 

 

No es la primera vez que Bilbao juega a explorar y traspasar las fronteras de los géneros, pero la frontera del western que es, en parte, Basilisco es probablemente la más evidente. El deseo de romper los límites se veía ya en otros títulos, como El silencio y los crujidos o Shakespeare y la ballena blanca (2013). Así como esos otros elementos que aparecían o se esbozaban en textos anteriores. Y que probablemente despierten en más de un lector asiduo a Bilbao las ganas de volver a aquellas historias para rastrear todo de nuevo.

Basilisco es, pues, muchas cosas al mismo tiempo: es una novela y un libro de relatos, es una nueva obra que se enlaza con otras de Bilbao, es una historia actual sobre un ingeniero y escritor de mediana edad, y un western.

Es una lectura entretenida, sorprendente en algunos de sus giros, que arranca risas y crea inquietud, que a ratos remueve y genera interrogantes. Lo último de Jon Bilbao es una narración sobre la Frontera y las fronteras. Sobre la relación entre la realidad y la ficción, sobre las relaciones humanas. El universo que de verdad importa al escritor. Es una historia con muchas historias dentro, que demuestra el gusto de Jon Bilbao por narrar y satisface nuestro gusto por escuchar buenas historias.

 

Jon Bilbao, Basilisco, Impedimenta, 2020. 320 páginas. 21,37€

ETIQUETAS:
Compartir este artículo
Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Deusto y licenciada en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada por la Universidad de Granada. Es profesora de Literatura, dinamiza clubes de lectura y talleres de escritura.