Un cuarto propio

Begoña R. Orbezua Por Begoña R. Orbezua
7 Min lectura
El nuevo número de ‘La gran belleza’ hace un homenaje a las mujeres silenciadas

El número 9 de la revista La gran belleza ha resultado ser una gratísima sorpresa, un exquisito número, de impecable factura y acompañado de unas preciosas ilustraciones. Bajo la consigna temática de «Presentes», se agrupan las obras de veintisiete artistas mujeres en total, entre relatos, ilustraciones, poema y suplemento infantil.

Pero comencemos por el principio explicando qué es La gran belleza, un proyecto cultural realmente interesante, ya que se trata de un colectivo artístico que nace con el afán de investigar, cuestionar y acompañar a la sociedad a través de la literatura.

Así, el 14 de noviembre de 2017 se constituyen como asociación cultural con un único objetivo: promover la difusión de la lectura. Consideran que leer generará sociedades más libres y es por lo que luchan. Lo hacen desde varios frentes, organizan un festival multiartístico anual, Efímera, y dinamizan talleres con niños en los que se trabaja la creatividad, algo que de forma puntual realizan con adultos también.

Se definen como un laboratorio de creatividad abierto y en movimiento. Y esto se ve en la revista que editan, cuyo número 9 traemos aquí, La gran belleza, una publicación trimestral que se imprime en papel y que nunca será digitalizada, pues el colectivo parte de la idea de que hay un encanto especial que reside en el valor adicional del objeto, en el placer de poder tocar y oler las páginas, de leer lentamente degustando la lectura, de disfrutar de la ilustración o de la fotografía impresa. Toda una declaración de intenciones en estos días.

 

 

El número 9 de La gran belleza pretende ser un homenaje a todas aquellas mujeres que no pueden disponer de un cuarto propio para crear arte

 

 

La revista tiene una tirada exclusiva de 500 ejemplares. Cada ejemplar nos ofrece un editorial, diez cuentos, cada uno de ellos con su ilustración, un poema y una fotografía de portada. Además, acompaña la revista un suplemento para niños, una fábula ilustrada en clave de origami pensada para que los pequeños la monten con un adulto.

El número 9 de La gran belleza pretende ser un homenaje a todas aquellas mujeres que no pueden disponer de un cuarto propio para crear arte, de ahí su título: «Presentes», una forma de dar cabida a sus voces, a sus presencias, a sus identidades. Nos va a acompañar, pues, nuestra amiga Virginia Woolf y en la página 11 encontramos su cita: «Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si desea escribir ficción». Cuenta además con tres invitadas de excepción, Mónica Ojeda, que aporta un relato, Laura Freixas, con un fragmento de su diario, y María García Zambrano, con su poesía.

El genial Bageera, el relato de Mónica Ojeda ilustrado por Ana Suárez, abre el número y es sin duda el mejor de todos. La escritora ecuatoriana nos regala una historia desasosegante y hermosa a partes iguales, escrita con un lenguaje poderoso y lírico, cargado de sensaciones y emociones, que domina a la perfección y que nos arrastra a profundidades monstruosas.

Sorprenden otros relatos de nombres menos conocidos, como Gorigori de Isabel Lores, con ilustración de Patricia de Norverto, en el que se nos presenta a una mujer desorientada que ha perdido su propia identidad entre los diversos roles de madre, esposa, hermana… Un viaje en el que la acompañamos en la búsqueda de su propia voz.

El vínculo escrito por Hermanaojo e ilustrado por Rossana Cara Sánchez, onírico y perturbador. Y el brutal y brillante Efecto Doppler de Ianire Doistua, otra de las joyas indiscutibles de este número, ilustrado por Fer Arias, nos deslumbra con su giro final, nos pone los pelos de punta con sus protagonistas, y nos hace augurar un futuro prometedor a esta escritora que actualmente trabaja en un libro de relatos y cuya primera novela, ya terminada, esperamos vea pronto la luz.

Llama la atención también la portada, una instantánea de Ana Valiño, fotógrafa freelance con especial interés por los temas de género que la han llevado a realizar varios trabajos con la mujer como eje central. Con la fotografía pretende documentar y visibilizar realidades olvidadas o silenciadas, algo que cuadraba con la filosofía de «Presentes». Buscaban una mirada fuerte pero vulnerable, desafiante y directa y la elección es óptima.

Asimismo resulta destacable la elección de Lorena Matsuki para incorporar a la revista la belleza de la música escrita a través de la combinación de acuarelas y partitura para una improvisación musical, en las páginas 52, 53 y 54.

El suplemento infantil, realizado por los niños Belén Hanae Matsuki, Paula Moral Fernández, Sara Moral Fernández y Ana Martínez Moral, merece una mención especial y está dedicado a Jane Austen, Cecilia Böhl de Faber y Ruiz de Larrea, Mary Anne Evans y las hermanas Brontë.

Un estupendo ejemplar el número 9 de La gran belleza que cumple sin duda lo que promete en su editorial: «Hemos despertado, decimos. Pero hace muy poco que las princesas olían a lejía y solo anhelaban un salvador. Los referentes culturales forman y cuestionan nuestra identidad. Este número es un homenaje a aquellas que no pudieron estar presentes. Pero también a las que aún silenciamos. No nos cansemos de reivindicar un cuarto propio».

 

VV.AA. «Presentes», La gran belleza, nº9, 2020. 73 páginas. 10€

Compartir este artículo
Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Deusto y licenciada en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada por la Universidad de Granada. Es profesora de Literatura, dinamiza clubes de lectura y talleres de escritura.