Maria Svarbova en setenta fotografías

Danielle Cruz Por Danielle Cruz
4 Min lectura
El DA2 presenta la obra de Maria Svarbova en una de las exposiciones más completas de la fotógrafa eslovaca hasta la fecha

Vuelve a España la obra de Maria Svarbova (Zlate Moravce, 1988). Esta vez no lo hace, como es habitual, en un stand de Art Madrid, sino en una gran exposición en las salas 6 y 7 del DA2 de Salamanca.

This is my swim lane es de unas de las muestras más completas de la fotógrafa eslovaca hasta la fecha. Estuvo el año pasado en La Térmica de Málaga y desde el 2 de junio se instaló en Salamanca. Alrededor de setenta piezas hacen un recorrido por sus series más emblemáticas, como la famosa Swimming Pools.

Artista que vio su obra hacerse popular en Internet, Maria Svarbova tiene una mirada fresca e hizo de su paleta de colores su seña de identidad. «Cuando miro por el visor, veo un mundo paralelo. Es un mundo imaginario que funciona en un plano temporal diferente», afirmó.

Sus escenarios con frecuencia evocan otros tiempos. Le gusta las reflexiones que puedan suscitar la arquitectura soviética vista en el presente y sus personajes uniformizadas e inexpresivas que con frecuencia protagonizan sus obras.

«Cuando fotografío o edito durante mucho tiempo, la realidad que me rodea empieza a mezclarse con el mundo de mis fotografías, y todo parece un dibujo animado», contó.

La artista tiñe de colores escenarios pensados para ser grises. En la mirada perdida de sus modelos encontramos la constatación de una sociedad que se presenta hoy recontextualizada.

 

 

Maria Svarbova, This is my swim lane, DA2
Maria Svarbova, Portrait, Two Sides, 2022. Cortesía de la artista y DA2

 

Una mirada al cotidiano

Maria Svarbova solapa en sus fotografías las sociedades comunista y capitalistas como un retrato de la Eslovaquia de hoy.

La arquitectura brutalista y los escenarios vintage van acompañados de un atmósfera de colores muy llamativos. No de casualidad ambos mundos aparezcan juntos y compartan elementos como la repetición y la uniformidad.

Además, también encontramos esta referencia en falta de complejidad que adquieren sus personajes. En sus miradas notamos como se muestran tan solo como productos de una estructura, en una relación instrumentalizada con su naturaleza emocional.

Con piezas que recuerda las obras de David Hockney y Edward Hopper y el cine de Wes Anderson, Maria Svarbova encuentra la belleza en la vida cotidiana y las relaciones humanas. Sus composiciones están llenas de contrastes y simetrías.

 

 

Maria Svarbova, This is my swim lane, DA2, 2023
Maria Svarbova, Desert, Lost in the Valley, 2019. Cortesía de la artista y DA2

 

 

Licenciada en Arqueología y Restauración, la artista empezó su carrera en la fotografía en 2010, cuando su hermana le regaló una buena cámara. Desde entonces, pasó de los retratos surrealistas a escenas revestidas misterio, disciplina y rebeldía.

Dotada de un mirada muy acorde con su tiempo, su obra se hizo viral y se convirtió en un auténtico hit dentro y fuera de la red. De hecho, sigue trabajando en su serie más conocida, Swimming Pools.

En casi quince años de trayectoria ha tenido muchos éxitos. Sus fotografías han sido vistas en publicaciones como The Guardian, Forbes, Vogue, CNN, Cosmopolitan, entre otras.

En 2021 participó de una subasta en Sotheby’s. Entre 2022 y 2023 su obra también pudo verse en Retro Future, exposición solo en el Seoul Arts Center de Corea del Sur.

 

‘This is my swim lane’, de Maria Svarbova, podrá visitarse en el 29 de octubre de 2023, en el DA2 de Salamanca.

Compartir este artículo
Seguir:
Es editora de elemmental. Doctoranda en Comunicación. Estudió Edición y Filosofía. Amante del arte y los nuevos medios. Estuvo antes en el Cultura/s del diario La Vanguardia.