Subasta de artistas (mujeres) demuestra que el mercado del arte todavía está lejos de la igualdad

Miriam Varela Por Miriam Varela
11 Min lectura
‘Paloma à la Guitare’ de Françoise Gilot ha sido vendida por más de un millón de euros

El pasado 27 de mayo se cerraba en Sotheby’s la subasta (Women) Artists, una puja que pretendía poner en valor obras de artistas sin caer en la segregación por sexo haciendo, precisamente, segregación por sexo. ¿Estamos ante una reivindicación o ante un nuevo caso de la etiqueta “mujer”?

Si nos acercamos a la página web de la famosa casa de subastas Sotheby’s y echamos un ojo a sus secciones podemos encontrar el departamento de arte impresionista, el de pinturas europeas del siglo XIX, la sección de arte del siglo XX, la sección de joyería y… la sección de mujeres.

 

Marina Abramović, Self Portrait with Quartz Crystal, 2018. Vendida por 63.000 libras. Cortesía Sotheby’s

 

Puede que esto ya no nos sorprenda porque estamos tan acostumbrados a la división por género del artista (utilizado siempre como forma de segregación para las mujeres) que nos puede parecer la dinámica habitual. Pero este sesgo debe empezar a chirriarnos si queremos alcanzar la verdadera inclusión y valoración de las artistas en el mundo del arte, lo que parece que era el fin de la subasta según el comunicado de la propia casa.

“Las mujeres artistas no deben ser ni encasilladas ni segregadas, y precisamente por eso celebramos una venta que parece hacer exactamente eso, para dar la vuelta a la tortilla y abrir este debate. Sí, estas artistas son mujeres, pero lo más importante es que son artistas”, dice en nota de prensa Marina Ruiz Colomer, especialista en arte contemporáneo de Londres.

Una vez más la reivindicación de la valoración del arte creado por mujeres pasa por este aislamiento que no permite que entren en pie de igualdad en el circuito artístico.

 

Ana Mandieta, 7 works from the series ‘Facial Hair Transplants, 1972. Vendidos por 37.800 libras. Cortesía Sotheby’s

 

Las obras del siglo XVII a la actualidad

 

La subasta que ha estado abierta del 20 al 27 de mayo se presentó al público como “(Women) Artists a través de los siglos” un recopilatorio de obras de grades artistas desde el siglo XVII a la actualidad.

De este siglo, concretamente de 1657, es la obra más antigua que salió a la venta Naturaleza muerta en el suelo del bosque con un estanque de la artista Rachel Ruysh; junto a ella se subastan un total de cincuenta y siete obras de cuarenta y otro artistas, incluyendo Ana Mendieta, Barbara Hepworth, Cindy Sherman, Françoise Gilot, Hannah Höch, Helen Frankenthaler, Louise Bourgeois, Lee Bul, Marina Abramović, Shrin Neshat, Rachel Whiteread, Sonia Delaunay, Martha Rosler, Judy Chicago, Tracey Emin, entre otras. Junto a ellas, se subastaba un autorretrato de Jenny Saville que ha sido retirada de la subasta.

 

 

Françoise Gilot, Paloma à la Guitare, 1965. Vendido por 922.500 libras. Cortesía Sotheby’s

 

 

La obra Paloma a la guitarra (1967) de Françoise Gilot (Neuilly-sur-Seine, 1921) fue vendida por casi un millón de libras, más de un millón de euros, y la gran sorpresa de la subasta ya que salió con un precio estimado entre 120.000 y 180.000 libras.

En esta obra de la artista francesa podemos ver a su hija Paloma Picasso, fruto de la relación de la autora con el artista malagueño, sentada en una silla tocando la guitarra. Pintada en Londres, ciudad a la que tuvo que emigrar para poder seguir con su carrera artística tras haber abandonado a Pablo Picasso, la obra de gran tamaño demuestra el enfoque innovador que la artista tenía en cuanto al uso del color y la forma, conceptos que utiliza para crear un retrato de gran captación psicológica.

“Sabía que París ya no era el centro, pero dudé entre Londres y Nueva York. Mi trabajo fue con dos galerías en Londres, que lo estaban celebrando porque en Francia las cosas se habían puesto bastante difíciles para mí: dejar a Picasso era visto como un gran crimen y ya no era bienvenida”, dijo Françoise Gilot según recoge el catálogo de Sotheby’s.

 

Barbara Hepworth, Imprint, 1956. Vendido por 595.800 libras. Cortesía Sotheby’s

 

Otra de las artistas que despuntó en la subasta es la escultora Barbara Hepworth (Wakefield, 1903 – Cornualles, 1975). Su escultura Figure (Imprint) ha superado (con creces) el valor de salida entre 110.000 y 160.000 libras con el que se presentaba. La obra ha sido vendida por casi 600.000 libras. La escultura concebida y fundida en bronce en 1956 forma parte de una serie de seis reproducciones.

En ella, vemos el clásico juego de curvas y vacío tan característico de Barbara Hepworth. A través de la perforación del material, la artista trabaja con la sensación de inestabilidad, la falta de equilibrio y la interacción con el espacio.

La obra Figure (Imprint) es fruto de un cambio de técnica en la carrera de Barbara Hepworth acostumbrada a la talla directa de materiales como el mármol o la madera, atraída a partir de los años 50 por la fundición de bronce.

 

Mujer mira la obra de Rachel Ruysch, Florest floor still life with a pool, 1687. Vendido por 340.200 libras. Cortesía Sotheby’s

 

La obra Naturaleza muerta en el suelo del bosque con un estanque de Rachel Ruysch (The Hague, 1664 – Amsterdam, 1750), la cual ya partía como una de las obras destacadas en la subasta, ha superado por más de 100.000 libras su precio a la alza y se vendió por 340.300 libras.

Este bodegón forma parte de la obra temprana de la artista, pintado con solo 22 años. En él podemos ver una recopilación de flores silvestres que destacan por sus colores vivos y su precisa pincelada, apoyadas en un tronco. Mariposas, setas, un sapo y un lagarto forman parte de este peculiar bodegón silvestre, uno de los diez pintados por la artista.

Rachel Ruysch es una rareza entre los pintores holandeses del siglo XVII ya que fue la primera pintora holandesa que alcanzó reconocimiento internacional en vida. Fue también la primera mujer en unirse al Gremio de pintores de La Haya y llegó a ser pintora de la corte. Además, la artista siempre firmó sus cuadros con su apellido de soltera, por lo que a parte de una gran pintora, fue una revolucionaria.

 

Cecily Brown, Twice Told Tales, 1998. Vendido por 620.000 libras. Cortesía Sotheby’s

 

Otras artistas que vendieron por encima de las cinco cifras han sido: Cecily Brown (Londrés, 1969) con Twice Told Tales II, segunda obra más cara vendida por 620.000 libras; Dorothea Tanning (Illinois, 1910 – Nueva York, 2012) con las obras La Bruja, vendida por 327.600 libras; Irma Stern (Schweizer-Reneke, Sudáfrica, 1894 – Ciudad del Cabo, 1966) con El mantón amarillo que no alcanzó su precio a la alza pero se vendió por 378.000 libras; y por último la norteamericana Helen Frankenthaler (Nueva York , 1928 – Connecticut, 2011) cuya obra Sin Titulo por 176.400 libras.

 

Hannah Höch, Begegnung mit dem Wesensfremden, c. 1956. Vendido por 44.100 libras. Cortesía Sotheby’s

 

 

¿Qué dicen los precios?

 

Las obras de artistas (mujeres) están todavía a años luz de ser valoradas de una forma igualitaria a las de sus compañeros artistas (hombres). Solo tenemos que echar un vistazo para ver lo lejos que están todavía en el mercado del arte.

Si hablamos de artistas actuales, es decir, vivos, la obra de Jenny Saville, Propped, vendida por 12,5 millones de dólares está a años luz del precio alcanzado por el Rabbit de Jeff Koons vendido por 90 millones de dólares.

 

Dorothea Tanning, The Witch, 1950. Vendido por 327.600 libras. Cortesía Sotheby’s

 

La tendencia puede variar en los próximos años. Según fuentes de la misma casa de subastas, en artículo en su página web, las obras realizadas por mujeres aumentaron su precio en 29%, en relación a las obras hechas por artistas hombres.

A pesar de ello, queda mucho camino por recorrer todavía hasta que las etiquetas del género dejen de ser un trending topic en el mundo del arte y se valoren las obras de los artistas por igual.

Pues como ya dijo Dorothea Tanning: “Mujeres artistas. No existe tal cosa, ni tal persona. Es tan contradictorio como ‘artista hombre’ o ‘artista elefante’”.

 

Puedes ver otras obras de la subasta Women (Artists) en la página web de Sotheby’s.

Compartir este artículo
Seguir:
Divulgadora cultural. Licenciada en Historia del Arte por la USC, máster en Escritura Creativa en Hotel Kafka. Cofundadora y coordinadora en La Roldana Plataforma.