‘El árbol de la rabia’ y las preocupaciones del feminismo

elemmental Por elemmental
6 Min lectura
‘El árbol de la rabia’ reúne en Castellón obras de Marina Vargas, María María Acha-Kutscher, Regina José Galindo, Kubra Kahdemi, Julia Galán, Ana Esteves, Fatima Mazmouz y Beth Moysés

Una visión caleidoscópica del feminismo aterriza en Castellón. Con obras de ocho artistas de seis países, la muestra feminista El árbol feminista explora los principales temas abordados por esta corriente en el mundo en los últimos tiempos.

La muestra comisariada por Semíramis González se inaugura hoy, 10 de marzo y podrá visitarse hasta el 12 de junio en el EACC Espai d’Art Contemporani.

El árbol de la rabia combina diferentes medios y recursos visuales, y piensa la rabia como «impulso transformador». Esta muestra de arte y activismo denuncia la violencia contra las mujeres y desafía los cánones a través del arte.

Podrán verse obras de Marina Vargas, María María Acha-Kutscher, Regina José Galindo, Kubra Kahdemi, Julia Galán, Ana Esteves Reig, Fatima Mazmouz y Beth Moysés.

Combinando diferentes medios, estas artistas podrán de manifiesto problemas como la explotación y control de los cuerpos femeninos, la violencia machista y la sororidad.

 

 

 

Marina Vargas, Instalación Romper el Canon, 2021. Cortesía de la artista

 

 

 

Arte activista

 

Performance, fotografía, ilustraciones, videos e instalación son los principales medios usados por las artistas en la muestra feminista El árbol de la rabia.

Marina Vargas recupera pintura de Johan Zoffany, The portraits of the Academician of the Royal Academy (1771-72) y hace su versión en la que es protagonista. Zoffany incluye las dos mujeres fundadores de la Royal Academy, Angelica Kauffmann y Mary Mose, como retratos colgados en la pared. En aquellos tiempos era inapropiado que las mujeres asistiesen clases de dibujo al natural. En esta obra, Marina es la modelo, con un pecho operado tras una mastectomía, que elige a sus retratistas para hacer un mural que subvierta el canon patriarcal, con sus múltiples maneras de retratar el cuerpo femenino.

La artista afgana Kubra Kahdemi también trabaja a través de la figura del cuerpo la idea de libertad. Ella reivindica con sus dibujos la situación actual de las mujeres en Afganistán. Desnudas y libres, sus personajes representan todo lo que les es quitado allí.

 

 

 

Kubra Khademi, Sin título #7, 2020. ‘Ordinary Women’. Gouache sobre papel. 76 x 57 cm. Cortesía de la Galería Eric Mouchet

 

 

 

Julia Galán, en Cuerpos en Rebeldía, presenta una serie de fotografías y un video, sobre el uso político del cuerpo femenino. La artista de Castellón los retrata como territorio de disputa. Moral, religión, familia, medicina, estética y derecho son los diferentes ámbitos en los que el cuerpo femenino es regulado. De este modo, lo cuerpos ocultados por banderas hacen referencia a los países donde sus cuerpos son más controlados.

María María Acha-Kutscher muestra la voz femenina en protestas a través de sus ilustraciones. La serie Indignadas se presenta en El árbol de la rabia haciendo referencia a movimientos como el 15-M, Occupy Wall Street y Alfombra Roja. La artista peruana la compuso con ilustraciones basadas en fotografías e impresas en lona.

 

 

 

Regina José Galindo, Aparición, Castellón, 2022. Fotografía: Pablo Ayuso. Performer: Julia Galán

 

 

 

Ser y hacer

 

Regina José Galindo presenta Aparición, una obra performática sobre el número asustador de feminicidios en el mundo. Estos cuerpos aparecerán de manera inesperada en espacios públicos de Castellón. De este modo, la obra de la artista guatemalteca funcionará a modo de campaña en redes sociales.

Ya Doble Ficción, video de la artista española Ana Esteve Reig, hace referencia a los recursos cinematográficos en la escenas de riesgo. De hecho, en la historia, los dobles han sido casi siempre hombres y en muy pocas ocasiones la mujer especialista se hacía cargo de la escena. Así, la obra de Reig pone de manifiesto al sexismo en el ámbito profesional.

 

 

 

Beth Moysés, Mil ataduras, 2018. Instalación © Beth Moysés, 2022. Cortesía Galería Fernando Pradilla

 

 

El público también podrá ver el mosaico Bouzbir de Fatima Mazmouz. La artista marroquí combina postales de la época colonial en la que aparecían las prostitutas marroquíes y superpone estas imágenes con vulvas y úteros. De este modo, la obra digital busca crear un «cuerpo de memoria» de la ciudad de Casablanca, poniendo de manifiesto la explotación sexual de las mujeres durante la dominación francesa.

La artista brasileña Beth Moysés presenta Mil ataduras, una instalación, y Brotar sentidos, una animación sobre los referentes feministas que habla de la sororidad. Esta sororidad se hace visible en Mil ataduras, obra que hizo parte de una performance colaborativa presentada en la galería Fernando Pradilla en 2018. Una mujer, víctima de la violencia de género, confecciona un manto con las iniciales de las mujeres víctimas de la violencia machista.

 

‘El árbol de la rabia’ podrá verse del 10 de marzo al 12 de junio de 2022 en el en el EACC Espai d’Art Contemporani de Castellón.

Compartir este artículo