DLarrea, "Retrato" de la serie fotográfica "Olimpia en San Francisco", 2005

Diana Larrea: “Soy partidaria de un arte no elitista, que se comunica con un amplio espectro de gente”

María von Touceda Por María von Touceda
11 Min lectura
La artista madrileña nos habla de su visión del arte, la visibilidad de las mujeres y de su proyecto Tal día como hoy

Diana Larrea (Madrid, 1972) es una artista contemporánea de corte feminista cuyos trabajos se construyen a través de la observación del estado de las cosas. Su mirada está puesta en los acontecimientos del presente y también en la empatía que le causa el tratamiento de la Historia del Arte hacia sus compañeras de profesión.

Se trata de una artista consolidada que ahora ha convertido en viral su proyecto ‘Tal día como hoy’, en el que comparte en Facebook a través de álbumes de fotos acompañados de textos, las obras de mujeres que durante años los académicos han tratado de ocultar.

El trabajo de Diana Larrea es una hermosa conjunción entre compromiso y estética con un trabajo más que necesario. A través de él, hará que las nuevas generaciones ya sí crean que hubo mujeres en la Historia que hicieron cosas tan importantes como las que está haciendo ella ahora: dejar patente que nosotras estamos al mismo nivel que cualquier compañero de profesión.

 

 

Diana Larrea, Electrocosmos, Fundación Joan Miró, 2008. Cortesía de la artista

 

 

P. El compromiso social es un hilo conductor en casi toda tu obra, ¿crees en el arte como elemento transformador?

R. Pues es un punto de vista un poco utópico, en el que a lo mejor en mis comienzos confiaba más que ahora. En estos momentos soy más escéptica, aunque sigo pensando que cada acción cuenta y que planteando ciertas cuestiones dejamos nuestro granito de arena.

 

 

Diana Larrea, Plaza Solución. Intervención urbana. 24 impresiones sobre dibond, 2011. Cortesía de la artista

 

 

P. Tu obra incluye arte público, dibujo, fotografía, instalaciones, vídeo, ¿con qué disciplina artística te encuentras más cómoda?

R. Donde siempre me he encontrado más a gusto es el espacio público y en las intervenciones urbanas, digamos que es mi medio ideal. La razón es que soy partidaria de un tipo de arte no elitista, que incluye a todo el mundo y que puede establecer comunicación con un amplio espectro de gente.

 

 

Diana Larrea, Tú no eres tu enfermedad mental. Intervención urbana en la Universitat Politècnica de València, 2018. Cortesía de la artista

 

 

P. ¿Qué te llevó a realizar tu proyecto Tal día como hoy en el que recopilas obras de mujeres artistas ocultas por la Historia del Arte?

R. En realidad fue una necesidad personal, lo hice porque yo necesitaba conocer a estas mujeres de las que nadie me había hablado nunca. Después me di cuenta de que se trataba también de una necesidad colectiva, ya mucha gente se ha identificado con el proyecto y me siguen y comparten mis publicaciones en la red social. Ha sido un proyecto realizado sin premeditación y desde la pura intuición.

 

 

Diana Larrea, Sistema de ventilación. Intervención espacial. Tubos extractores, 2000. Cortesía de la artista

 

 

P. ¿Qué convierte álbumes de fotos en Facebook en una acción artística?

R. Pues la respuesta es tan simple que parece una perogrullada. Del mismo modo que he hecho a lo largo de mi carrera intervenciones en el espacio público físico, como es la calle, también como artista puedo idear una acción en otro espacio público, en este caso virtual, como es Facebook. Se trata de un proyecto híbrido a medio camino entre la reivindicación feminista y la divulgación, que puede ser difícil de definir.

 

 

Diana Larrea, Derecho de rebelión, 2016. Cortesía de la artista

 

 

P. ¿Cómo ves el apoyo institucional a las mujeres artistas?

R. Creo que aunque sólo sea por no quedarse atrás y por cumplir la Ley de Igualdad de 2007, tienen más en cuenta a las artistas. Aunque los presupuestos son tan raquíticos que pocas instituciones tienen capacidad de trabajar dignamente. En cambio, los centros privados hacen lo que les da la gana porque dicen que no tienen que dar explicaciones a nadie.

 

 

Diana Larrea, The End, Estátua de pórex, 2003. Cortesía de la artista

 

 

P. Exposiciones sólo de mujeres, ¿a favor o en contra?

R. Digamos que no es el objetivo a largo plazo, porque lo que todos queremos es que se nos trate y valore como iguales. El tema con las cuotas de género, es que muchas veces si no te ciñes a ellas, las mujeres no tenemos oportunidad de existir… Estamos tan lejos de la situación ideal, que las cuotas son ahora mismo la única vía de que las mujeres tengamos un mínimo hueco asegurado, porque si no nos dejan fuera. Las exposiciones sólo de mujeres lo que facilitan ahora mismo es que salgan a la luz y podamos simplemente conocerlas, así que es una pregunta muy difícil de contestar.

 

 

Diana Larrea, Paso de cebra. Performance urbana. Lámina sintética, 2004. Cortesía de la artista

 

 

P. ¿Es fácil conciliar maternidad con carrera artística?

R. Es muy complicado, como en muchas otras carreras. La nuestra en particular es especialmente difícil, porque la precariedad laboral que nos afecta, nuestra falta de ingresos, son motivos de peso para que siempre tengamos que estar dejando de lado nuestro trabajo creativo a favor de los trabajos con un salario. En una sociedad donde sólo se valora el dinero, todos los trabajos no remunerados relacionados con los cuidados, la maternidad o la creación artística están devaluados. Así seguimos.

 

 

Diana Larrea, Oasis. Intervención urbana. Lona plástica impresa, 2007. Cortesía de la artista

 

 

P. ¿Qué artistas son tus referentes?

R. Uy, pues he cambiado mucho mi criterio artístico en el último año y medio. Gracias a mi proyecto Tal día como hoy, he podido ser consciente de que mi criterio artístico y mis referentes estaban amoldados al canon masculino. Así que ahora mismo, la mayor parte del arte que me interesa está hecho por mujeres… (risas). Estoy fascinada con las artistas pioneras de la abstracción de finales del siglo XIX, como Hilma af Klint, Georgiana Houghton o Emma Kunz, y su relación con las prácticas espiritistas.

 

 

Diana Larrea, Let’s fall in LOVE! Intervención urbana, 2007. Cortesía de la artista

 

 

P. Lo que más amas del arte es…

R. Pues lo que más amo es el proceso creativo, lo mágico que es y cómo te hace despegar del suelo. También me gustan mucho las relaciones con los compañeros.

 

 

Diana Larrea, Espiral mudéjar. Pavimento construido con ladrillo colocado en espiga 17 x 25 m., 2008. Cortesía de la artista

 

 

P. Y lo que más odias…

R. Lo que odio son todos los mecanismos del poder que hay detrás del “supuesto” mercado, como está todo lleno de buitres y depredadores dispuestos a sacarte la sangre y si te he visto no me acuerdo.

 

 

Diana Larrea, Rina Bouwen. Instalación con vinilo rojo adhesivo, 2002. Cortesía de la artista

 

 

P. ¿Qué aconsejarías a alguien que acaba de salir de Bellas Artes?

R. Madre mía, ¡qué difícil! Supongo que pocos consejos le daría. Que no se tome nada muy en serio salvo su trabajo. Que disfrute de los cuatro amigos que tiene y no se deje encandilar con espejismos varios.

 

 

Diana Larrea, “Retrato” de la serie fotográfica “Olimpia en San Francisco”, 2005. Cortesía de la artista

 

 

P. Cuéntanos algo de tus próximos proyectos a la vista.

R. Ahora mismo sigo sumergida en Tal día como hoy, sacando publicaciones nuevas periódicamente y preparando la página web donde estará toda la información que he ido acumulando este año y medio, organizada por movimientos artísticos, por disciplinas y por países. Esta web la estoy haciendo por petición popular, ya que me la piden un montón de docentes que les interesa añadir contenidos extras a sus clases. Así que estoy encantada, porque pienso que es así cómo empiezan a cambiar las cosas: en las aulas.

 

 

Puedes ver más obras de Diana Larrea en su página web, Facebook o en su perfil de Instagram.

Compartir este artículo
Seguir:
Crítica de arte contemporáneo y escritora. Es autora de las novelas 'Crítica del vicio' (2016) y 'Coito Ergo Sum' (2019), ambas publicadas por La Marca Negra Ediciones.